El impuesto a la renta financiera, entre mitos e interrogantes