El patético arte de tropezar siempre con la misma piedra