Ejemplo. Elogio del diálogo