Testimonio. Frondizi y el Che, a puertas cerradas