A 40 años del golpe. Hacer de la memoria un patrimonio común