Un nuevo diseño de gestión. Hay que repensar el Estado