Irán, Chávez y un juego de suma cero

Luís Bassets
(0)
22 de enero de 2012  

La política hace extraños compañeros de cama, pero que salgan gemelos parece excesivo. Ese es el caso de la visita del presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, a Venezuela, Cuba, Nicaragua y Ecuador. El presidente Daniel Ortega no solo proclamó que ambas revoluciones, la sandinista y la de Komeini, habían nacido hermanas, el mismo año (1979), y del mismo útero, sino que en un extremo desparrame retórico añadió que los nicaragüenses habían seguido enfervorizados el triunfo de la revolución de Teherán.

Como la gira coincide con un momento abrupto de las relaciones con EE.UU., cabía preguntarse por qué se producía el recorrido de Ahmadinejad por tierras latinoamericanas. Dos escuelas de pensamiento obran en disputa: el presidente iraní, que anda mal de relaciones con el Guía Supremo, Ali Khamenei, quería mostrar lo seguro que se sentía en su puesto; o debilitado por el acoso norteamericano pretendía reforzar alianzas formando un bloque contra Washington. Pero de lo que se trataba, en realidad, era de vocearle al mundo lo convencido que está Irán de su capacidad para responder a las sanciones o incluso a un ataque contra sus instalaciones nucleares, sin necesidad por ello de meterse en bloques, porque, además, no hay bloque posible en América latina sin Brasil, cuya presidenta, Dilma Rousseff, es mucho más exigente que su antecesor, Lula, con sus amistades, o Argentina, donde después del atentado contra la AMIA, atribuido a agentes de Teherán, decir Irán es decir ignominia. Ya existe, eso sí, un cierto bloque irano-chavista, pero apenas simbólico, y sin capacidad de inquietar a Washington.

¿Pero quién gana y quién pierde en un posible juego de suma cero? Irán algo gana con su desafiante actitud de business as usual, tan o más dirigida contra Israel que contra Estados Unidos, puesto que si alguien piensa en machacar desde el aire las instalaciones nucleares iraníes es el gobierno de Jerusalén. El presidente venezolano, Hugo Chávez, solo puede ufanarse, en cambio, de haber hecho una rentrée internacional más o menos llamativa, a los siete meses de haber sido operado de un cáncer de localización aún difusa. Y todo ello enmarcado por las elecciones presidenciales del próximo octubre. Pero teniendo en cuenta que en sus 13 años de gobierno el líder bolivariano ya había visitado Irán en nueve ocasiones, y que Ahmadinejad estuvo en Caracas en 2009, la trascendencia del encuentro es relativa. La familia Castro y Ortega no sacaban más que asistir a las celebraciones que organiza su surtidor de gasolina; y, finalmente ¿qué hacía allí el presidente ecuatoriano Rafael Correa, que no recibe subsidios del chavismo, ni tiene al paterfamilias de La Habana como mentor político universal?

Fortaleza y debilidad son caras de la misma moneda. Irán pierde mucho si cae el régimen de Bachar el Asad en Siria -su único gran aliado en la zona-, pero puede salir ganando en Irak si el régimen chií logra mantener la unidad del país. Ahmadinejad está débil, no ya ante Kamenei, sino ante el mundo entero, pero, aun así, se cree con fuerza suficiente para desencadenar el caos en Oriente Próximo si Israel y Estados Unidos rompen hostilidades. Por eso acaba de visitar un fragmento de América latina.

© el pais

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.