Manuscrito. La ceguera intelectual de la izquierda