La era de la privacidad relativa

Pablo Martín Fernández
(0)
14 de diciembre de 2008  

¿Recuerda aquellos tiempos en los cuales lo que se decía y hacía en una reunión de amigos quedaba entre cuatro paredes? Eso ya es pasado. Hoy en día, en Internet se pueden encontrar cientos de herramientas gratuitas que hacen la vida más fácil, divertida e interesante, pero como contrapartida nos obligan a reversionar la célebre frase de Shakespeare : Ahora uno no sólo es esclavo de sus palabras y dueño de sus silencios, sino también esclavo de cualquier acto --por más mínimo que sea-- tanto en Internet, como en cualquier lugar donde haya una cámara cerca.

Pero esta realidad no debería generar una actitud paranoica que inmovilice. No es ese el fin de esta columna. La Web genera miles de opciones que le permiten a una persona crear, relacionarse y generar conocimiento e incluso dinero de manera mucho más rápida que hace unos años. Una persona en un bar hablando con su pareja, sorteando los miles de kilómetros que los separan o una abuela emocionada por ver a su nieto por primera vez a través de dieciséis pulgadas de LCD hacen que correr el riesgo de salir a navegar en ésta era tecnológica valga la pena.

Este es uno de esos momentos en la historia en que el manual de las mejores prácticas no está en la biblioteca, se está escribiendo y nosotros somos los redactores. Depende, en gran parte, del conocimiento de los usuarios el hecho de que las empresas sea por malicia o ignorancia, elija la opción que considere valida, avancen por sobre su privacidad. Son varios los ejemplos de compañías que tuvieron que cambiar sus políticas por la presión de los usuarios, en general a través de la blogósfera .

Hoy, la tecnología permite "enseñarle" a un software gratuito a reconocer las caras que aparecen en las imágenes que tenemos en nuestras PCs (sí, no es ciencia ficción); también se pueden generar fotografías que brindan, vía GPS , precisa información sobre el lugar exacto en que se hizo la toma e incluso publicar un video en la Web, accesible a millones de personas, con sólo hacer tres clicks . En este contexto, Facebook permite que alguien diga que usted estuvo en esa reunión que terminó hace dos horas con sólo marcar su cara en una foto del evento y vincularla a su perfil en la red, tal como decíamos en el primer párrafo. Google también suele ser criticado por sus políticas al respecto .

Pero estas tecnologías, que empequeñecen a las que se soñaban en las películas y libros de hace sólo unas décadas, dejan abierta una puerta, que muchos desconocen, para mantener la privacidad. Sin embargo, en una época en que el éxito de un producto online se mide en la cantidad de usuarios que posee, y que distribuyen información, la función que se encuentra activada por default es la de compartir.

Con la información necesaria cualquier persona puede protegerse. El reconocimiento de caras se puede compartir con el mundo (así nuestro familiar será "etiquetado" en todas las fotos que estén compartidas en el sistema) o no ; la información GPS se puede hacer pública o resguardarse de las miradas ajenas y el video puede reservarse para que lo vean sólo nuestros amigos. Facebook , la red social vedette de 2008, también mejoró su control sobre estos temas luego de las quejas de los usuarios y ahora casi se puede vivir lejos de las miradas ajenas pese a participar de una red conformada por millones de usuarios.

No hay que llegar al punto de Barack Obama , que tendrá que abandonar su BlackBerry antes de ser presidente, o George W. Bush que cinco días antes de asumir envió el último mail a sus familiares para resguardar la privacidad de sus actos. Simplemente se deberán leer con atención los manuales de los equipos o las variantes de los servicios online que se usan. En este momento, el peso de decidir proteger su vida personal ahora lo tiene usted, si ese amigo inquieto decide ignorar su pedido de no subir sus fotos a la Web. Vale la pena, al menos, conocer cuáles son las opciones para así poder vivir tranquilo en la era de la privacidad relativa.

conectados@lanacion.com.ar

El autor es editor de Tecnología de lanacion.com

Clic aquí

1- Privacy rights

Una organización no gubernamental que ofrece a los usuarios de Internet información sobre cómo proteger su privacidad en línea. Su sede es San Diego en Estados Unidos pero incluye una página en español con mucha información.

2- Technolawyer

Internet genera sus propios anticuerpos contra los problemas que crea. Son muchos los blogs que hablan de privacidad y se pueden encontrar haciendo una búsqueda en Technorati. Technolawyer es sólo un ejemplo de cuaderno de bitácoras de un abogado especializado en derecho online.

3- Picasa

Google desarrolló en su última versión de Picasa la posibilidad de reconocer caras. La firma lanza este producto en un contexto que la señala como uno de las empresas a seguir de cerca en este aspecto por la cantidad de información que maneja. De hecho, ingresar las palabras " Google Privacy " en inglés, en su propio buscador, genera 254 millones de resultados.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.