La hegemonía que prepara el Instituto Patria