La hipocresía que nutre al islamismo