La Presidenta es más responsable que víctima