El 16 de junio de 1955. La quema de Iglesias: furia contra los templos