La quema de libros, preludio del horror