Manuscrito. La vida, esa larga lista de finales