Las deudas se saldan con más democracia