Equilibrios. Los peligros de llevar la política a las calles