Microrrelatos. Cuando la brevedad toma la pluma y la palabra