Los adolescentes, el dilema de la TV