Comunicación. Mística e identidad: las cuatro fases de la relatocracia