Fronteras calientes. No dividen los muros, sino la desigualdad