No es hora para que los intelectuales hagan silencio