Quién puede ser la compañera de Macri en 2019

Fernando Laborda
Fernando Laborda LA NACION
(0)
18 de diciembre de 2018  • 02:10

Al margen de las graves denuncias por abusos o acosos sexuales que afectan a dirigentes políticos desde los últimos días, la cuestión de género se metió de lleno en la campaña para la reelección presidencial que lanzó el macrismo. Y si hay algo que parece fuera de discusión en la fuerza liderada por el jefe del Estado es que quien lo acompañe en la fórmula para las elecciones de octubre de 2019 volverá a ser una mujer. El interrogante es quién será, aunque ya existe una terna, formada por la actual vicepresidenta, Gabriela Michetti ; la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley , y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich .

En favor de Gabriela Michetti se señala en Cambiemos que ha dado suficientes muestras de lealtad hacia Mauricio Macri , que integra el Pro desde la primera hora y que, como presidenta del Senado, ha encabezado la única gestión que ha podido disminuir el número de empleados de la Cámara alta.

Se subraya en contra de la vicepresidenta de la Nación que su perfil ha quedado algo desdibujado y que fue muy castigada recientemente cuando llegó tarde para recibir al presidente francés, Emmanuel Macron , en su visita a la Argentina para participar de la cumbre del G-20.

La figura de Carolina Stanley comenzó a ser mencionada hace aproximadamente un año como potencial compañera de fórmula de Macri. Contribuyó a su ascenso su buena relación con dirigentes de organizaciones sociales que, sin embargo, están en la vereda de enfrente del gobierno macrista. Las políticas de contención social llevadas a cabo desde su ministerio han logrado, según dirigentes oficialistas, que los conflictos fuesen menores a los que muchos esperaban. El respeto que le confiere el presidente de la Nación quedó demostrado durante la última reestructuración del gabinete ministerial, cuando Stanley conservó su cartera de Desarrollo Social y absorbió la de Salud.

En contra de su eventual postulación a la vicepresidencia puede mencionarse el nivel de pobreza actual, que según el Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) alcanzó en el tercer trimestre de este año el 33,6%, una cifra récord en la última década. Más allá de cualquier dato estadístico, uno de los problemas reside en que Macri es hoy rehén de sus propias promesas, no solo por su anunciada meta de "pobreza cero", tan alejada actualmente de la realidad, sino también porque confesó públicamente que su gestión presidencial debía ser evaluada en función de la evolución del porcentaje de pobres en la Argentina al término de su mandato.

El Gobierno claramente prefiere hablar más de cuestiones institucionales o de seguridad antes que de variables macroeconómicas. De allí que en las últimas semanas, y especialmente a partir de la exitosa organización de la cumbre del G-20, haya procurado instalar la cuestión de la lucha contra la inseguridad, junto a la figura de la ministra Patricia Bullrich .

Allegados a la ministra de Seguridad no ocultan su deseo de ser compañera de binomio de Macri en 2019, aunque no se descarta que pueda encabezar una lista para el Congreso de la Nación. En su favor, señalan que, a diferencia de lo que ocurre en materia económica, el Gobierno puede mostrar avances concretos en términos de lucha contra el narcotráfico. Quienes la conocen indican que, tras pasar airosamente el test que le significó el caso Maldonado, se anima a dar cualquier debate, como ocurrió cuando le tocó defender el protocolo sobre el uso de armas de fuego por la Policía Federal y otras fuerzas de seguridad.

El perfil más de derecha de Patricia Bullrich puede suponer una contra para sus aspiraciones. Sin embargo, una reciente encuesta de la consultora Reyes Filadoro (1100 casos relevados a nivel nacional entre el 8 y el 11 de diciembre) midió la opinión de la sociedad sobre la llamada "mano dura" frente a la delincuencia. Ante la pregunta "¿Cree que en la Argentina hace falta "mano dura" para combatir el delito?", el 71% respondió que sí y el 29% contestó que no. La propuesta recibió el 95% de apoyo entre votantes de Cambiemos , el 77% entre quienes votaron a Sergio Massa y el 78% entre los mayores de 50 años. Un dato llamativo fue que el 53% de los votantes de Cristina Kirchner también se declaró de acuerdo en que hace falta "mano dura" para frenar a la delincuencia.

Desde hace varios meses, Patricia Bullrich y Carolina Stanley comparten con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio , el podio entre los integrantes del gabinete nacional con mejor imagen. La ministra de Seguridad supera en nivel de conocimiento a la de Desarrollo Social.

Como un dato accesorio, se destaca una diferencia entre ambas mujeres. Mientras Carolina Stanley se ha declarado personalmente en contra de la legalización del aborto, Patricia Bullrich se ha pronunciado a favor de ese proyecto.

Y un dato no menor puede estar representado por las opiniones que merezcan unas y otras potenciales postulantes entre los socios de Macri en Cambiemos. Por lo pronto, Elisa Carrió fue muy dura con el protocolo de armas anunciado por Patricia Bullrich y parecería mantener una mejor relación con la ministra de Desarrollo Social, cuyo perfil social puede ser también más atractivo para no pocos hombres del radicalismo.

Por ahora, el presidente Macri procura un equilibrio entre una y otra, otorgándole un papel protagónico a Patricia Bullrich en cualquier debate vinculado con la seguridad y dándole una presencia relevante a Carolina Stanley en actos vinculados con cuestiones de género, como el reciente acto de lanzamiento de Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades y Derechos. Mientras tanto, y hasta que llegue el momento de anotar precandidatos, seguirá orejeando las encuestas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.