Reseña: Trampa mortal, de Lee Child