Seguridad, la vocación de los escribanos