El columnista invitado. Ser competitivo no es incompatible con ser equitativo