Snif, snif, snif: ya nada es lo que era