Sólo queda convivir con la explosión