Opinión. Un discurso público que la vida cotidiana desmiente