Un papa carismático y estratégico que cultiva el misterio y la ambigüedad