Un tesoro que llega desde el Medioevo