Una izquierda que niega las lecciones de la historia