Una palabra difícil de pronunciar

Por Julio César Moreno Para LA NACION
(0)
23 de mayo de 2003  

Ricardo Balbín, durante los gobiernos de facto que hubo en el país en los años 60 y 70, solía apelar a una palabra que a los políticos de la época e incluso a los locutores de radio les costaba pronunciar: institucionalización . También el general Alejandro Agustín Lanusse la empleaba, aunque tal vez no con la impecable dicción del líder radical.

¿Qué quería decir institucionalizar ? Simplemente, recuperar las instituciones o construir un orden institucional. Podían haberse usado indistintamente las fórmulas "recuperación de las instituciones" o "recuperación de la democracia", pero no querían decir exactamente lo mismo, aunque la primera presuponía la segunda.

En efecto, sólo podían recuperarse las instituciones a través de la democracia, o sea, devolviéndole al pueblo el derecho a elegir a sus representantes. Pero la "institucionalización" no se agotaba en las elecciones, iba más lejos, era un objetivo más a largo plazo y más perdurable. Institucionalizar significaba, lisa y llanamente, la plena vigencia de la Constitución Nacional y de sus principios fundamentales, entre ellos la división de poderes; el cumplimiento de las normas, las leyes y los contratos; la previsibilidad. Significaba también la intangibilidad de los depósitos bancarios y de los fondos para jubilaciones y pensiones, fuesen públicos o privados, y la existencia de un Estado eficiente, que no derrochara los recursos públicos y estuviera al resguardo de las mafias y los clanes políticos.

Institucionalizar el país

En ese sentido, puede decirse que durante las décadas citadas la Argentina recuperó la democracia en dos oportunidades (1963 y 1973), pero fracasó en el objetivo de institucionalizar el país, lo que llevó a nuevos golpes de Estado. Volvió a recuperarla en 1983, y desde entonces no volvió a romperse el orden democrático, pero la institucionalidad lograda fue muy débil, frágil, vulnerable y se hizo trizas en las jornadas de diciembre de 2001. Con la caída del gobierno de Fernando de la Rúa, el congelamiento de los depósitos, la devaluación y la pesificación no sólo se derrumbaron las instituciones, sino que también desapareció un orden jurídico mínimo.

Hubo, sin embargo, una precaria continuidad gubernamental y administrativa y, tras un cuatrimestre que quedará en la memoria de los argentinos como un tiempo de horror, se logró una precaria estabilidad económica, social y política, con algunos signos de reactivación. Y se llegó así a las elecciones generales del 27 de abril, que fueron de las más limpias y transparentes que se hayan realizado en el país, con una muy alta concurrencia de votantes y bajo porcentaje de votos nulos y en blanco, y de las que surgió un esquema político pluralista y equilibrado, en el que cinco candidatos presidenciales se disputaron el favor de la ciudadanía.

La abdicación de Carlos Menem impidió que se completara el proceso electoral con el ballottage , lo que quitó al pueblo el derecho a expresarse libremente en la segunda vuelta. Pero ya hay un nuevo gobierno, que con el concurso de todos los sectores de la vida nacional deberá tratar de remontar la cuesta y cumplir con los compromisos contraídos, entre ellos la institucionalización.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.