Acuerdo para agilizar su aprobación

Fue el compromiso de legisladores justicialistas ante Colombo; consiguieron, a cambio, negociar el recorte en las provincias
(0)
31 de octubre de 2000  

El Gobierno y los diputados justicialistas arribaron ayer a un compromiso mutuo para tratar el proyecto de ley de presupuesto nacional el mes próximo en el Congreso y, a la vez, abrir un espacio de negociación tendiente a reasignar partidas y evitar que se imponga la totalidad del recorte de 700 millones de pesos previsto en la iniciativa oficial, como lo informó La Nación en su edición de ayer.

Tras una reunión que el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, mantuvo con la mesa de conducción de los bloques de diputados del justicialismo y de la Alianza, se redactó un documento conjunto en el que ambas partes acordaron respetar las pautas de la ley de responsabilidad fiscal, que establece que el déficit del presupuesto nacional no puede ser superior a los 4100 millones de pesos.

También se determinó que la propuesta del Gobierno para ordenar las cuentas de 2001 comience a ser tratada el mes próximo en la Cámara baja.

En una segunda instancia, el documento ayer firmado entre el Gobierno y los legisladores del PJ establece que se le dará un pronto trámite parlamentario al paquete de medidas anunciadas la semana última por el Poder Ejecutivo, que prevé una reducción impositiva para reactivar la economía. Y, por último, se fijó la necesidad de llevar adelante un espacio de discusión para que, "dentro de los límites que establece el presupuesto, se reasignen partidas atendiendo prioridades sociales y provinciales", como señala el documento.

De cumplirse con todo ello, habría un doble beneficio para las partes. El Gobierno se aseguraría una aprobación a término del proyecto de ley de presupuesto de 2001 en el Congreso (esto es, antes del próximo 1º de enero) y, a la vez, el peronismo lograría modificar la propuesta elaborada por el ministro de Economía, José Luis Machinea, en aquellos artículos que contemplan una poda de las partidas presupuestarias que afecta las cuentas provinciales.

Al término del encuentro, realizado en la Jefatura de Gabinete, el titular de la bancada del PJ, Humberto Roggero, dijo que "el peronismo abrió una negociación única que responde al pensamiento de los 14 gobernadores justicialistas y de todos los legisladores peronistas".

Gesto de madurez política

En tanto, el jefe de Gabinete destacó "el gesto de madurez política del peronismo, que, con el resto de las bancadas del Congreso (cavallistas y el Bloque Federal, de partidos provinciales), está dando un claro mensaje tendiente a buscar vías de crecimiento para el país".

Además de Roggero y Colombo, en la reunión participaron los peronistas Marcelo López Arias (Salta), Eduardo Camaño (Buenos Aires), Miguel Pichetto (Río Negro), Oscar Lamberto (Santa Fe) y Miguel Toma (Capital). Del lado del oficialismo, estuvo presente el jefe de la bancada de diputados de la Alianza, Darío Alessandro (Frepaso-Capital), Jesús Rodríguez (UCR-Capital), Raúl Baglini (UCR-Mendoza) y Horacio Pernasetti (UCR-Catamarca), entre otros. También se hizo presente el subsecretario de Presupuesto del Ministerio de Economía, Nicolás Gadano.

Fundamentalmente, el peronismo cuestiona la poda al subsidio a las naftas y el gas de la Patagonia, el recorte al fondo del tabaco, los ajustes en el Fondo de Infraestructura de Educación Básica y las transferencias a las provincias.

Como contrapartida a esa crítica, y para evitar el recorte de las partidas del presupuesto de 2001, el PJ sugirió que esa poda fuera compensada con la creación de un canon que debería afrontar el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, equivalente al 30 por ciento del costo producido para el sostén de la Policía Federal y de la justicia ordinaria. Aducen que se ahorrarían unos 300 millones de pesos.

A su vez, el PJ propuso la postergación por un año de la rebaja de los aranceles extrazona (por fuera del Mercosur), con lo que esperan reunir 250 millones de pesos. Y, por último, los peronistas prevén un ahorro de 138 millones de pesos por la afectación de los Aportes del Tesoro Nacional (ATN) recaudados y sólo utilizados parcialmente.

Fuentes del Gobierno comentaron que la posición oficial no es favorable a la creación del canon porteño.

Marín prefiere a Colombo

  • SANTA ROSA.- "El mejor interlocutor del gobierno nacional ante los gobernadores justicialistas podría ser(el jefe de Gabinete, Chrystian) Colombo", aseguró ayer el mandatario de La Pampa, Rubén Marín. Según el pampeano, "para la discusión del presupuesto nacional nos interesaría que el representante del Ejecutivo nacional fuera Colombo, porque mantiene una buena relación con todos" (los mandatarios provinciales). Marín hizo tal afirmación durante una conferencia de prensa que brindó poco después del mediodía de ayer, para referirse al viaje que realizó por España como integrante de la delegación argentina que presidió Fernando de la Rúa.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.