Adolfo Rubinstein renunció y justificó su actuación con el protocolo sobre el aborto