Camdessus: puede haber contagio

Para el ex titular del FMI la región está afectada por el riesgo Rechazó la dolarización por considerarla "inconducente" Pronosticó que la crisis continuará "hasta septiembre de 2002 Chile y México estarán mejor
(0)
4 de diciembre de 2001  

VIENA (De un enviado especial).- "¿Por qué mejor no hablamos de la selección de fútbol de mi país?", sugirió sonriente el francés Michel Camdessus, el anterior director general del Fondo Monetario Internacional (FMI), cuando ayer lo abordó LA NACION en Viena. Sin embargo, en una conferencia abierta del Círculo de Montevideo que se realiza en esta ciudad alertó que "el riesgo de contagio puede reaparecer", en una implícita alusión a la crisis argentina.

También rechazó la dolarización por "inconducente", en una conversación privada con un miembro de ese grupo de pensamiento latinoamericano.

El ex jefe del FMI le confesó a un diplomático que confía en que el país se recuperará de la crisis.

Cuando estuvo al frente del Fondo, Camdessus supo estrechar una buena relación con el ministro Domingo Cavallo, y en ese entonces se mostró proclive a desembolsar paquetes de rescate para los países emergentes en crisis, en contraposición con su sucesor, el alemán Horst Köhler.

Pronóstico reservado

Después de que el titular de la Onudi, el argentino Carlos Magariños, abrió ayer la reunión anual del Círculo de Montevideo, Camdessus predijo que la crisis económica continuará afectando a la región por casi un año más: "2002 será malo hasta septiembre", pronosticó.

Vaticinó que las exportaciones del subcontinente, que aumentaron el 22% el año pasado, tendrán un crecimiento nulo en 2001. Los préstamos externos caerán de US$ 166.000 millones en 2000 a menos de US$ 120.000 millones este año.

Advirtió que América latina sufre tras los ataques terroristas del 11 de septiembre un creciente riesgo, un menor crecimiento potencial y mayores desequilibrios presupuestarios. "Los países de la región tardarán en saltar al vagón de la recuperación, salvo Chile y México. Los atentados alargaron la recesión mundial y en el sector financiero predomina la aversión al riesgo", congeló las esperanzas Camdessus en el frío otoño austríaco.

Los países emergentes enfrentan un "panorama peligroso y de gran debilidad", agregó. Reconoció que las dificultades económicas en algunas naciones pueden derivar en crisis políticas "graves".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.