Con bajo perfil esperan a Ruckauf en La Plata

Rico desistió de ir hoy a un encuentro con intendentes
Rico desistió de ir hoy a un encuentro con intendentes
(0)
30 de marzo de 2000  

LA PLATA.- Aldo Rico, ministro de Seguridad bonaerense, aceptó la "sugerencia" que le hicieron llegar desde dos frentes del gobierno provincial y decidió bajar el perfil de confrontación en torno de la crisis política por él mismo desatada.

El ex militar carapintada, en principio, desistió de concurrir esta mañana al partido de Malvinas Argentinas, donde iba a presidir una ceremonia de entrega de patrulleros policiales. El acto serviría a la vez para que intendentes de la poderosa primera sección electoral mostraran su apoyo al funcionario.

El movimiento, liderado por Jesús Cariglino, quedó abortado a dos puntas. Por un lado, el ministro hizo saber que se abstuvo de concurrir y, por el otro, trascendió, el intendente no consiguió los avales.

Apoyo postergado

Ayer, desde el despacho de un intendente vecino a Malvinas Argentinas, se explicó a La Nacion que la mayoría de los jefes comunales prefería mantenerse al margen de la cuestión. "Nuestras preocupaciones son otras, no las intrigas palaciegas", se sinceró el funcionario.

En la gobernación bonaerense no se descartó tampoco la alternativa de que desde las más altas esferas gubernamentales le hayan hecho saber a Cariglino que el gobernador no veía con buenos ojos su proyecto. Las entregas de móviles policiales continuarán mañana, en Moreno.

Rico, en tanto, ayer al mediodía estuvo en José C. Paz, donde asistió a un almuerzo criollo. No hizo declaraciones públicas y así se mantendrá hasta pasado mañana, según se dijo, que es cuando Ruckauf regresará de los Estados Unidos.

Sin embargo, la orden dada por el gobernador desde el exterior, por la que recomendó a todos sus funcionarios bajar los decibeles del conflicto, no es señal de paz definitiva.

Según se dijo, Ruckauf está profundamente molesto ("enojadísimo", aseguró un vocero), pero, al mismo tiempo, se mantuvo en su determinación de resolver sobre la situación de Rico una vez que regrese al país.

El vicegobernador, Felipe Solá, a su vez, volvió a especular con la renuncia del ministro. Ayer, en declaraciones a Radio Continental, expresó que, a su entender, la arenga pronunciada anteayer por el ex militar frente a un centenar de jefes policiales "fue una despedida".

Ruckauf tiene agendada para el domingo próximo la concurrencia a una ceremonia que se hará en Necochea en homenaje a los veteranos de Malvinas. Rico también fue invitado y no se sabe si concurrirá. Quien hizo saber con suficiente antelación que no irá fue el presidente Fernando de la Rúa.

En las esferas oficiales de la capital provincial se teme que las sesiones de la Cámara de Diputados (sobre lo que se informa por separado en esta página), que fueron convocadas para hoy y mañana, vuelvan a disparar el conflicto a límites no deseables.

Antonio Cafiero y Gustavo Beliz insistieron ayer en su postura de castigar a Rico. El primero consideró que si Ruckauf lo confirma como ministro "asume una responsabilidad muy grande".

Beliz , en tanto, fue mucho más gráfico. Se mostró partidario de echar a Rico "a las patadas".

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.