Desde España, Macri se metió en la pelea con un mensaje a los sindicatos