Tripulantes. Desilusión por tener que dejar la Fragata