El Congreso sesionará hasta el 21 del actual

De la Rúa firmó el decreto por el cual convocó a sesiones extraordinarias; lo hizo tras el encuentro con el justicialista Puerta
(0)
5 de diciembre de 2001  

El Gobierno firmó ayer el decreto por el cual convocó a sesiones extraordinarias para tratar las leyes de presupuesto de 2002, de coparticipación federal, la prórroga de los impuestos a las ganancias y a los bienes personales, y la ratificación del último pacto fiscal entre la Nación y las provincias.

El período de sesiones extraordinarias se extenderá desde mañana hasta el 21 del actual, informó anoche el ministro del Interior, Ramón Mestre.

Según el decreto del Poder Ejecutivo, en ese período también se podrán tratar los acuerdos para ascensos de militares y para la designación de diplomáticos, jueces y autoridades del Banco Central.

Sin embargo, Mestre admitió que el PJ podría solicitar la inclusión de otros proyectos de ley. “Pueden incorporarse otros temas para ser tratados, como quiere el PJ, pero ellos no lo adelantaron”, dijo el ministro.

Esa flexibilidad, en rigor, forma parte de un acuerdo que se selló ayer entre el presidente Fernando de la Rúa, el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, Mestre y el nuevo presidente provisional del Senado, el peronista Ramón Puerta.

Cuando se le mencionó que Puerta había adelantado que el justicialismo exigiría la incorporación de un seguro de desempleo, Mestre dijo que “hay que analizar cómo se obtienen los recursos para implementarlos”.

El Presidente confirmó el llamado a extraordinarias cuando el saliente presidente de la Cámara de Diputados, Rafael Pascual, le transmitió en la reunión de gabinete que el bloque de la UCR estaba dispuesto a que el Poder Ejecutivo realizara la convocatoria.

En la reunión realizada en el Salón Norte de la Casa de Gobierno se analizó la presión del PJ para que el Gobierno prorrogara las sesiones ordinarias, lo cual le permitía al justicialismo imponer la agenda legislativa en el Congreso. De la Rúa ratificó las sesiones extraordinarias porque en ellas sólo se debaten los asuntos que envía el Poder Ejecutivo.

El ministro de Economía, Domingo Cavallo, ocupó la mayor parte de la reunión de gabinete con una extensa exposición sobre las medidas del fin de semana último para evitar una corrida de depósitos.

“Reacción positiva”

De la Rúa y Cavallo consideraron como “muy positiva la reacción de la gente” que concurrió a los bancos en los primeros dos días “en forma calma y tranquila”.

El vocero del Gobierno, Juan Pablo Baylac, sostuvo que “la reacción fue muy positiva, sabiendo que se ha causado molestias a la gente”.

Cavallo debió responder algunas dudas de los ministros y de los jefes del bloque de diputados de la Alianza, Darío Alessandro, y de la UCR, Horacio Pernasetti. Incluso, se comprometió a estudiar la posibilidad de elevar el tope de las extracciones bancarias, establecido en 1000 pesos mensuales o 250 semanales, a 2000 o a 2500 pesos por mes. Pese a su compromiso, Cavallo no ofreció ninguna seguridad de que pudiera acceder a esa propuesta de algunos ministros no del todo convencidos por las medidas.

El ministro explicó la estrategia para la negociación de la segunda fase del canje de la deuda, que corresponde al tramo internacional.

Según fuentes que participaron del encuentro, señaló que existen dificultades por la dura oposición de fondos de inversión y algunos sectores del FMI, que rechazan la reestructuración de la deuda externa.

El ministro destacó que la Argentina cuenta con el apoyo de importantes sectores del gobierno de los Estados Unidos, como los departamentos de Estado y del Tesoro, y los gobiernos de España y Alemania. Indicó que existe temor entre los inversores por el éxito que tuvo el canje del tramo local de la deuda. Esto hizo temer a los acreedores internacionales –dijo una fuente del gabinete– que el efecto del canje produzca un aprovechamiento en otros países emergentes, como Brasil.

Cavallo repartió un documento en el que estableció los axiomas para la política económica del Gobierno:

  • Mantener y profundizar la convertibilidad.
  • La reestructuración ordenada de la deuda.
  • El cumplimiento del déficit cero.
  • El apuntalamiento del sistema bancario.
  • Las políticas de oferta y demanda.
  • Recrear un buen ambiente de negocios.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.