Visita incómoda. El dictador Obiang se fue enojado y sin ganas de volver