El FMI volvió a condicionar su ayuda

Espera "un programa convincente" para reanudar, aunque con restricciones, la asistencia financiera El organismo no prestará dinero con tanta facilidad Quedan 9000 millones por desembolsar Köhler insistió en el necesario cambio de actitud de los dirigentes
Espera "un programa convincente" para reanudar, aunque con restricciones, la asistencia financiera El organismo no prestará dinero con tanta facilidad Quedan 9000 millones por desembolsar Köhler insistió en el necesario cambio de actitud de los dirigentes
Jorge Rosales
(0)
24 de enero de 2002  

WASHINGTON.- El titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Horst Köhler, pidió ayer a la Argentina "un programa convincente" para que el organismo pueda otorgar ayuda financiera adicional para hacer frente a la crisis.

Pero al mismo tiempo destacó en una entrevista con el diario alemán Die Zeit que el FMI debería ser "restrictivo cuando se trata de operaciones de apoyo financiero".

Esto significa que el Fondo no va a prestar plata con la misma facilidad con que desembolsó recursos para la Argentina en los últimos años, interpretó ante LA NACION una fuente vinculada con el organismo financiero internacional.

Este cambio de actitud frente a lo que ocurrió con la Argentina en los últimos dos años, cuando el Fondo aprobó ayuda extraordinaria por unos 21.570 millones de dólares, es una respuesta directa a la evolución de la crisis en el país en el último trimestre de 2001.

En agosto pasado, Köhler había recomendado aprobar el desembolso de 8000 millones de dólares. Ese fue el último envío de fondos antes de que el organismo considerara, en diciembre, que no se habían cumplido las metas acordadas como para hacer un nuevo desembolso. Esto aceleró la crisis que desembocó en la renuncia del gobierno de De la Rúa.

La número dos del FMI, Anne Krueger, había dicho el martes en Australia que no se puede hablar de un paquete de 15.000 millones de dólares para la Argentina de parte del Fondo, en la misma línea argumental que esgrimió ayer Köhler.

El Fondo aún no ha desembolsado unos 9000 millones que forman parte de los préstamos otorgados a la Argentina en el pasado. Estos podrían estar incluidos en el futuro paquete de ayuda multilateral que el FMI, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo podrían otorgar a la Argentina y a otros países, una vez que se haya establecido un nuevo programa supervisado por el Fondo.

En Berlín, el director gerente del FMI dijo que se le dará tiempo al país "para que elabore una estrategia general. Si el nuevo programa es convincente, otorgaremos ayuda financiera adicional", expresó.

"La semana pasada decidimos darle a la Argentina un año extra para pagar 900 millones de dólares de un vencimiento" de un crédito, dijo Köhler, para argumentar el respaldo que el Fondo está otorgando a nuestro país ante la delicada situación económica, financiera y social.

Sus declaraciones al diario francés Le Monde, publicadas el martes, tuvieron su inmediata respuesta en nuestro país: "No hay salida sin sufrimiento", había dicho Köhler.

"Los argentinos estamos experimentando con mucha rudeza el sufrimiento" de una crisis "sin precedentes y la verdad, no necesitamos que nadie nos diga como hemos tenido que sufrir", dijo el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. El presidente del Banco de la Nación, Enrique Olivera, afirmó que "hace más de tres años que los argentinos se vienen sacrificando mucho".

"¿Qué quieren de la Argentina? ¿La quieren impulsar a ser un país absolutamente fuera del sistema? ¿Quieren que sea Albania o Afganistán?´´, dijo ayer el gobernador bonaerense, Felipe Solá.

En la entrevista con el diario alemán, el titular del Fondo defendió la actitud que adoptó el organismo frente a la Argentina, y sostuvo que la solución a la crisis debe ser resuelta en parte por los propios argentinos.

"Cuando los políticos y la sociedad argentina admitan y acepten esto, la crisis puede llegar a un punto de partida desde el cual se pueda construir un futuro brillante para el país. El Fondo Monetario está listo para ayudar", insistió Köhler.

Las declaraciones de Köhler no deben interpretarse como una opinión aislada, sino que refleja el pensamiento general del directorio ejecutivo, donde se adoptan las decisiones centrales del organismo financiero internacional, comentó una fuente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.