El Gobierno desarrolla un sistema propio de boleta única electrónica

Se aplicará en los comicios legislativos de 2017 y no se permitirán listas colectoras y candidaturas múltiples; el proyecto irá al Congreso
Mariano Obarrio
(0)
29 de mayo de 2016  

El próximo gran anuncio del gobierno de Mauricio Macri será la reforma política y electoral. La novedad es que desarrollará un sistema propio de boleta única electrónica y, de ese modo, no tendrá que licitar ni contratar a una empresa proveedora que preste el servicio, ni las máquinas y el software para los proximos comicios, ni para el escrutinio provisorio de votos.

En las elecciones nacionales de 2015 el recuento lo hizo la empresa Indra SA, mientras que en las porteñas las urnas electrónicas y el conteo quedaron en manos de MSA.

La nueva reforma política, que dirige el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y coordina el secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez, podría anunciarse la semana próxima o la siguiente, según los detalles que se terminan de pulir en Balcarce 50. El proyecto irá al Congreso, ya que debe aprobarse por ley.

Entre otras cosas, se propondrá el voto electrónico con un sistema electoral propio, desarrollado por el Estado y, como hasta ahora, se dejará la organización y el control en manos del Ministerio del Interior. No se transferirá a la Cámara Nacional Electoral, como reclama ese tribunal, ni se creará un "órgano electoral" independiente de todos los partidos, como se llegó a analizar, de lo que se informa aparte.

Además, se eliminarán las boletas colectoras y candidaturas múltiples, se fijará el debate presidencial obligatorio; se propondría el voto optativo en las elecciones primarias (PASO), aunque ello se discutiría en el Congreso; se establecerían más controles y sanciones en ilícitos electorales, y se reglamentarán por ley las transiciones entre un gobierno y su sucesor para que no surjan conflictos como en el traspaso entre Cristina Kirchner y Macri.

Para una segunda etapa, entre 2017 y 2019 se discutirá la cuestión del "órgano electoral" independiente y el financiamiento partidario. Y más adelante se debatirá un nuevo régimen para los partidos políticos. "El sistema electoral de urnas electrónicas va a ser un desarrollo propio y no habrá licitación a terceros privados", confiaron a LA NACION voceros de Frigerio.

El proyecto está en manos del ministro de Modernización, Andrés Ibarra, que avanza en la evaluación del desarrollo de un software y en la compra de computadoras que quedarían en poder del Estado para las sucesivas elecciones con el sistema de boleta única electrónica. Todavía no hay estimación de costos, pero la tecnología sería similar a la de MSA, que hizo las últimas elecciones en la ciudad de Buenos Aires y en Salta, y que seguirá haciendo las elecciones en ésta y en otras provincias. En esos comicios no hubo sospechas de fraude ni robos de boletas.

El nuevo sistema nacional se haría con recursos del Estado y no habría licitación para un proveedor todos los años de elecciones. Técnicos de Modernización estudiaron la tecnología de MSA con proveedores chinos. Consultados voceros de Ibarra por LA NACION aseguraron que "no hay aun costos estimados" y que "se están empezando a evaluar todos los procesos que vienen".

Pero admitieron que "lo más probable es que se haga una licitación hipertransparente para el software y lo mismo para equipos". La idea es poder amortizar esos insumos en sucesivas elecciones, aunque la tecnología requiere periódicas inversiones para actualizarse.

"Si bien implica una fuerte inversión inicial, siempre a largo plazo es más barato que alquilar máquinas en todas las elecciones", dicen en Interior. También se usarían en escuelas para programas educativos.

Pérez, que actúa bajo directivas de Frigerio, aseguró a LA NACION que "la boleta única electrónica, en lugar de la vieja boleta partidaria, va a dar mayores niveles de equidad, transparencia y agilidad en el proceso y transmisión de resultados". Como ocurrió en la Ciudad el año último, la selección de candidatos se hará en la pantalla de una computadora que permitirá la impresión de una boleta de papel con registro digital del voto. Para garantizar transparencia y seguridad, se harán auditorías antes y después de los comicios.

Cómo es el proyecto en marcha

Sistema de votación

El gobierno de Macri propondrá el voto electrónico con un sistema electoral propio, desarrollado por el Estado. La organización de los comicios no se transferirá a la Cámara Nacional Electoral

Boletas

Se usará la boleta única electrónica y no se permitirá la presentación de listas colectoras y candidaturas múltiples

Debate obligatorio

El Gobierno quiere fijar la obligatoriedad de los candidatos a presentarse en un debate público en los días previos a las elecciones

Voto opcional

La iniciativa propondrá que las PASO sean optativas para el votante y no obligatorias, como hasta ahora. El argumento es evitar el cansancio de los electores por tener que concurrir a sufragar varias veces en el año

Transición

La reforma política prevé que se reglamente por ley las normas que deben regular la transición entre el gobierno saliente y el que resulte elegido, para evitar los cortocircuitos producidos a fines de 2015

Partidos políticos

La intención del gobierno de Macri es dejar para más adelante la discusión sobre un nuevo régimen para los partidos políticos

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.