El Presidente instala a su esposa para potenciar su imagen

Cambió la estrategia luego de Misiones
Mariano Obarrio
(0)
10 de noviembre de 2006  

El presidente Néstor Kirchner resolvió cambiar su estrategia política y electoral luego de la debacle electoral en Misiones. Habilitó a sus dirigentes para instalar con fuerza a la primera dama, Cristina Kirchner, como candidata a presidente en 2007, lo que implica su renuncia, y lanzó una ofensiva para reemplazar el año próximo a viejos intendentes del PJ por candidatos "nuevos" apadrinados por el kirchnerismo.

Fuentes de la Casa Rosada admitieron a LA NACION que ambas iniciativas son parte de un mismo intento de recuperar su propia imagen tras la derrota de Misiones y los episodios de violencia en San Vicente y en el Hospital Francés. Le preocupa la pérdida de popularidad en los sectores medios urbanos.

"Los errores políticos obligan a cambiar la estrategia", aseguró a LA NACION un funcionario cercano al Presidente.

"Nos mandaron a trabajar por Cristina. Está muy firme. Kirchner desiste de la reelección y Cristina será la candidata. Hoy es así", aseguró, enigmática, otra fuente de la Casa Rosada.

El diputado kirchnerista Carlos Kunkel anunció anteayer que la primera dama "es presidenciable", y los intendentes bonaerenses Julio Pereyra y Alberto Descalzo, de Florencio Varela y de Ituzaingó, respectivamente, usaron palabras exactas.

Se supo luego que Kirchner les dio luz verde para comunicar públicamente esta iniciativa. Si bien esa intención se barajaba desde hacía meses, fue la derrota en Misiones la que precipitó la nueva candidatura de la senadora.

"Kunkel anunció en 2004 que Cristina sería candidata en 2005 en Buenos Aires. Y ocurrió", recordó una fuente allegada a estos dirigentes.

Objetivos

Según un relevamiento entre diversos funcionarios, la operación de lanzamiento tiene varios objetivos:

  • Luego de Misiones, Kirchner busca recuperar su imagen pública al liberarse de la exposición y del desgaste de ser candidato y exhibir un desinterés por perpetuarse en el poder.
  • Medir la intención de voto de Cristina Kirchner en la gente, la reacción del sistema político y el nivel de crecimiento de la oposición.
  • Si al cabo de algunos meses la oposición representa una amenaza electoral concreta, Kirchner, ya con imagen recuperada, retomaría su plan de reelección, "si la gente lo pide", para asegurar el triunfo.
  • De lo contrario, la primera dama podría postularse y ello le permitiría al Presidente tener cuatro años de descanso para alternar en 2011 con la senadora.
  • "A partir de lo que dijimos, intendentes de diferentes provincias, como el de San Miguel de Tucumán y del sur del Gran Buenos Aires, se están sumando", dijo ayer el intendente Julio Pereyra en declaraciones a Télam.

    La otra pata del plan de recuperación de la imagen kirchnerista, luego del caso Misiones, sería buscar candidatos de "la nueva política" para sustituir a los viejos caudillos del PJ que se han perpetuado en el poder.

    "Se apuntará a los de imagen desgastada y que hagan cualquier cosa para permanecer", dijo a LA NACION un operador del kirchnerismo.

    Cerca del jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y de Oscar Parrilli, secretario general de la Presidencia, se trabaja para fortalecer a nuevos candidatos del Frente para la Victoria bonaerense. Algunos ejemplos: en Lanús, buscarían reemplazar al histórico Manuel Quindimil con el diputado kirchnerista Edgardo Depetris, de la CTA.

    En La Matanza, cuyo intendente es Fernando Espinoza, se buscaría instalar a Jorge Ceballos, funcionario nacional, del grupo piquetero Barrios de Pie. O quizás a un delfín de Alberto Balestrini, presidente de la Cámara de Diputados y ex intendente de ese partido.

    También en Balcarce 50 se impulsa a Francisco "Barba" Gutiérrez, de la UOM, para que desplace a Sergio Villordo en Quilmes, y promueve a Carlos Gastagnetto, hombre de Alicia Kirchner, o al kirchnerista Remo Carlotto, para que suceda a Julio Alak en La Plata.

    Con menos chances, Kirchner apoyaría a Daniel Arroyo, viceministro de Desarrollo Social, en Vicente López, territorio del radical K Enrique García. Y promovería a Fernando Grei en Esteban Echeverría, donde reina Alberto Groppi.

    También el kirchnerismo apunta a desplazar a los antiguos líderes de Almirante Brown, Jorge Villaverde; de Tres de Febrero, Hugo Curto; de Avellaneda, Baldomero Alvarez, y de Lomas de Zamora y Moreno. Pero en estos casos, la Casa Rosada no tiene figuras de recambio. Y esos viejos caudillos son muy fuertes en sus bastiones.

    Romero, con línea propia

  • (DyN).- El gobernador de Salta, Juan Carlos Romero, anunció el lanzamiento de una línea propia que se llamará 8 de Octubre y que se propone liderar un proyecto de concertación para todo el país. Romero, que se puso al frente de una campaña para la normalización del PJ, afirmó que quiere "un partido dinámico, representativo de todos los sectores, esencialmente peronista, superador de lo ideológico y en favor de la concertación nacional". Al referirse a los próximos comicios, Romero dijo: "Mi respaldo será para el candidato que consagre el PJ, porque nunca saqué ni sacaré los pies del plato".
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.