La duda que inquieta al mundo: ¿y si todavía falta lo peor?