Kirchner recibió una carta de Yasser Arafat

Una misión palestina, de gira por América latina, le acercó al Presidente la misiva del titular de la ANP
(0)
23 de abril de 2004  • 17:15

El presidente de la Autoridad Nacional palestina (ANP), Yasser Arafat, envió una misión especial a América latina con una carta para los mandatarios, que en el caso del presidente Néstor Kirchner fue entregada ayer por el viceministro de Información, Ahmed Soboh.

"El motivo principal es expresar un aprecio palestino a la posición latinoamericana y, en particular, a la Argentina por mantenerse en favor del proceso de paz, de reactivar el proceso negociador en Medio Oriente y de la solución de los dos estados: el palestino y el israelí", dijo Soboh en una entrevista otorgada a Télam en la Embajada Palestina.

El viceministro destacó la "armónica convivencia" entre las comunidades argentinas judías y árabes.

El funcionario palestino dirigió la gira que abarcó Cuba, México, Belice, Venezuela, Colombia, Chile y Brasil, de la que también participó el diputado Ahmed Al Deek.

"Romper distancias"

En la Argentina, ambos se reunieron, acompañados del embajador Suhail Hani Daer Akel, con el vicepresidente Daniel Scioli, el canciller Rafael Bielsa y el jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Anibal Ibarra.

"Esta misión también tiene que ver con la diplomacia directa, es decir, romper las distancias geográficas que hay entre nuestra zona y países como la Argentina", indicó Soboh.

La idea es "poner información de primera mano en manos de las altas autoridades del gobierno argentino y de los gobiernos latinoamericanos referente a la situación que hoy es candente en el Medio Oriente", explicó el funcionario.

Para el viceministro de Información, ésta "fue una buena oportunidad para intercambiar puntos de vista".

"Encontramos en verdad una muy positiva respuesta y un genuino interés oficial argentino por la reactivación del proceso de paz y por la posición permanente del gobierno argentino a favor de romper el círculo vicioso de violencia que sufrimos en el Medio Oriente", aseguró.

Soboh relató que en la gira encontró un elemento "muy interesante" en referencia a la "armónica convivencia" entre las comunidades argentinas judías y árabes.

Según precisó, esto expone que el problema de Medio Oriente no es una falta de convivencia ni un conflicto específicamente religioso.

Un problema político

"Es un problema eminentemente político, emanado de la falta de ejercicio a la autodeterminación nacional del pueblo palestino y la permanente ocupación israelí del territorio nacional palestino", subrayó.

"Es allí en donde intervendrían los gobiernos latinoamericanos para hacer lo necesario a fin e que se cumplan las múltiples resoluciones de las Naciones Unidas que exigen la retirada incondicional de Israel de los territorios palestinos, permiten la formación del Estado palestino independiente en Cisjordania y Gaza con Jerusalén Oriental como capital y el derecho al retorno de los refugiados palestinos expulsados de su tierra", sostuvo.

"Creo que todo esto ha encontrado una muy buena acogida con las autoridades con las que nos hemos encontrado, tanto en la Argentina como en el resto de los países", dijo.

El viceministro palestino contó que en los países que visitó hubo una generalizado "desagrado" por las declaraciones de apoyo del presidente estadounidense, George W. Bush, al plan del premier israelí Ariel Sharon de retiro de la Franja de Gaza y anexión de parte del territorio de Cisjordania, como también el impedimento al retorno de los refugiados palestinos.

"Este tipo de declaraciones no fue del agrado de los países que visité porque no contribuyen a un avance sino a un retroceso en el proceso de las negociaciones", comentó.

Con respecto a la postura de Bush, Soboh dijo que eso "no tiene porqué cambiar nuestra política (exterior)".

"Lo que sí tenemos es una enorme preocupación por la total e injustificada declaración, máxime porque Estados Unidos se dice el único mediador en el proceso de paz. Antes que perjudicarnos, en verdad esas declaraciones desacreditan este papel de mediador que debería ser equilibrado, equitativo y honesto a la hora de buscar una solución concertada entre las partes", resaltó.

"Debo decir con toda sinceridad que el contenido de las palabras de Bush es absolutamente inaceptable, política, jurídica y moralmente porque nadie tiene derecho a disponer de nuestros derechos sin consultarnos y sin hablar con nosotros", expresó Soboh.

Fuente: Télam

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.