“La Argentina carece de un plan estratégico”

En un acto radical, López Murphy dijo que falta firmeza
(0)
15 de diciembre de 2001  

“La demagogia y el facilismo no son una alternativa. Cuando se quiso enfrentar el problema (económico) con seriedad y con firmeza se vaciló y la historia no es generosa con los que vacilan.”

Ricardo López Murphy no ahorró anteanoche críticas contra el presidente Fernando de la Rúa y contra Domingo Cavallo, sin nombrarlos, después de mantenerse prácticamente nueve meses en silencio tras haber renunciado, en marzo, al Ministerio de Economía.

En la comida anual de camaradería del Ateneo Motor Leandro N. Alem del Comité Buenos Aires de la UCR, línea interna que cumplió seis años y donde López Murphy es la figura más destacada, prefirió no referirse a la actual coyuntura económica y social, sino hablar del plan estratégico de futuro que debería aplicarse en la Argentina.

Así como no nombró ni al Presidente ni a Cavallo, tampoco quiso ser contundente al responder si su discurso podía considerarse el comienzo de una nueva etapa política con miras a 2003.

“El país carece de un plan estratégico y así no es posible superar las dificultades”, fue una de las frases que arrancaron más aplausos entre los 380 asistentes a la comida, en el Tiro Federal Argentino, entre quienes se contaban el ex ministro de Justicia Ricardo Gil Lavedra; el intendente de Vicente López, Enrique García, y el secretario de Planeamiento Estratégico del Ministerio de Defensa, José María Llados.

Aunque no pudieron escuchar el discurso, enviaron adhesiones al acto el ex presidente de la Cámara de Diputados Rafael Pascual y el senador nacional Horacio Usandizaga (Santa Fe).

No a la ambigüedad

A su criterio, la “brutal crisis social, política y económica” se debe a cuatro puntos clave:

  • El obsoleto diseño de la política institucional.
  • El sistema de federalismo que “está profundamente enfermo y distorsionado y que hace difícil la gobernabilidad”.
  • El régimen laboral “antiguo, copiado del derrotado modelo de la Segunda Guerra Mundial”.
  • La sensación generalizada de que en la Argentina se puede faltar el respeto al gobierno de la ley.
  • En un discurso que duró casi 45 minutos, reiteró la “carencia de un plan estratégico” y dijo que “así no es posible superar las dificultades”.

    Tras resumir que “el país está harto de ambigüedades e indefiniciones”, consideró que “tenemos el mismo problema que tuvimos siempre: el gasto (público) siempre subió más que la economía”, recordando como ejemplo que en la década del noventa la economía creció un “40 por ciento” y el gasto público “el ciento por ciento”, por lo que resumió que “sólo se sale de la crisis si se es capaz de revertir lo que nos produjo la crisis”.

    Aunque sostuvo que no cree “en buitres ni en las conspiraciones ni en las explicaciones ideologistas” por las que se intentan hacer entender desde el Gobierno la actual crisis argentina, López Murphy admitió que “los buitres existen y que por eso los países son serios y disciplinados, para evitarlos”.

    En su convocatoria para el futuro, el ex funcionario auguró que “es central vivir sin zozobras, con una economía aburrida, donde se puedan leer los diarios a la mañana sin aterrorizarse y que no haya que leer a la par la temperatura y el riesgo país”.

    Para alcanzar esos objetivos, consideró crucial “trabajar en paz y recrear la expectativa de que hay un futuro para nosotros y para nuestros hijos, con estabilidad, con previsibilidad y con disciplina”.

    Dos tentaciones

    Tras calificar a la actual crisis política y económica como “muy interna”, advirtió que “existen dos tentaciones, la más grave es la totalitaria. Los países que viven estas crisis terminan buscando soluciones totalitarias”. Y la segunda, “es la tentación de la magia, de la alquimia o del providencialismo. La hemos vivido, la hemos sufrido y todos hemos visto sus consecuencias”.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.