La CGT y la UIA, en favor del plan

Rodolfo Daer afirmó que "el dólar es para la especulación"
(0)
22 de enero de 2002  

El presidente Eduardo Duhalde recibió ayer dos apoyos fundamentales para la "pesificación" de la economía: el de la Unión Industrial Argentina (UIA) y el de la CGT.

Los industriales se comprometieron a "contribuir decididamente a fortalecer el rol de la comunidad productiva". Y los sindicalistas reclamaron "desdolarizar" la economía para salir de la profunda crisis en la que está sumido el país.

"El dólar es para la especulación -aseguró el titular de la CGT oficial, Rodolfo Daer, después de su paso por la Casa Rosada-. En la especulación los que siempre pierden son los sectores medios."

Daer, además, justificó las marchas y contramarchas del Presidente, que primero prometió la devolución de los depósitos en la moneda de origen y después de retractó, al afirmar que "hoy la plata no está en los bancos". "Vamos a seguir defendiendo el poder adquisitivo de los trabajadores y si los remarcadores insisten en remarcar precios, nosotros vamos a reclamar en el ámbito que corresponda", agregó el jefe sindical.

Con apenas una hora y media de diferencia, la UIA y la CGT concurrieron ayer al salón Sur de la Casa Rosada. Duhalde recibió al comité ejecutivo de la UIA, encabezado por su titular, Héctor Massuh, junto al ministro de la Producción y ex presidente de ese organismo, José Ignacio de Mendiguren.

Pese a que los dirigentes del sector se mostraron satisfechos por las definiciones presidenciales, la UIA no aceptó responder preguntas de la prensa. Sólo emitió un comunicado que leyó el vicepresidente de la entidad, Alberto Alvarez Gaiani. "Confiamos en la templanza y capacidad del Presidente y sus ministros para tomar las medidas necesarias para salir de la crisis más profunda que enfrentó el país, caracterizado por la depresión económica y la desintegración social", reza el documento.

Sindicalistas en Gobierno

En tanto, los sindicalistas visitaron en masa la Casa de Gobierno. Daer, Carlos West Ocampo, Armando Cavalieri, Gerardo Martínez, José Luis Lingieri, Oscar Lescano y José Pedraza llegaron puntuales y se retiraron una hora y media después. Los esperaban, además de Duhalde, el ministro de Trabajo, Alfredo Atanasof, y el coordinador general de la Unidad Presidente, José Pampuro.

La CGT se despachó a gusto contra el ex ministro de Economía Domingo Cavallo, al que acusaron de "haber armado un "corralito" para golpear a los sectores medios de la sociedad". Y lo invitaron a dar explicaciones "sobre los fondos buitres" que se fugaron del país. Daer también informó que le había pedido al jefe del Estado "la profundización de la emergencia alimentaria y sanitaria", para solventar a los sectores más humildes, y que había reclamado una nueva ley de entidades financieras para "resguardar a la banca nacional".

El dirigente sindical señaló que también solicitaron eliminar los "efectos negativos" de la actual ley laboral, sobre la que pesan sospechas de corrupción durante el gobierno de la Alianza. Además, pidió una autocrítica de los organismos internacionales y apuntó directamente contra el FMI y el Banco Mundial, al señalar que la política "de ajuste tras ajuste" planteada por estos organismos terminó con la renuncia anticipada de Fernando de la Rúa.

Respaldo de la CAC

  • El secretario de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), Gregorio Chodos, apoyó ayer la decisión del Gobierno de promover una pesificación de la economía. El dirigente empresarial estimó que pese "al dolor que supone, aparece como el único camino" por transitar. Chodos dijo: "Se deben unificar activos y pasivos", y añadió: "Tenemos un año durísimo por delante".
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?