La UCR debate su estrategia electoral

El miércoles próximo se realizará un plenario; un sector propone abstenerse en la compulsa de marzo
(0)
24 de diciembre de 2001  

El partido radical está desorientado sobre cómo enfrentará las elecciones de marzo próximo.

Si bien un grupo mayoritario propone presentarse en la contienda electoral con candidato propio, otro sector alienta la abstención a modo de protesta por la decisión del PJ de convocar a elecciones anticipadas mediante la ley de lemas.

Estas alternativas se discutirán formalmente en un plenario organizado por el comité nacional para pasado mañana. Asistirán, además de las autoridades partidarias, los jefes de los bloques parlamentarios y los presidentes de cada distrito.

La UCR no había asimilado el golpe de su nuevo fracaso en el poder, cuando el peronismo le impuso por la fuerza un sistema electoral que lo obliga a prepararse para la pelea en condiciones de debilidad política.

El partido se opuso a las elecciones anticipadas, al argumentar que una disputa electoral en medio de la crisis no iba a ayudar a solucionarla. Propició sin éxito que el nuevo presidente, Adolfo Rodríguez Saá, completara el mandato de Fernando de la Rúa hasta diciembre de 2003.

Ahora deberá rearmarse con los tiempos jugándole en contra. Por eso, en las últimas horas, los hombres de la UCR comenzaron a debatir, además de la abstención o no, si hay que presentar uno o más candidatos y, por supuesto, quiénes serán los postulantes.

Este último punto es el más engorroso. Porque en el radicalismo deben encontrar a un dirigente dispuesto a "inmolarse" -como lo definió ayer un radical bonaerense- por el partido. Todos son conscientes de que, después de la renuncia de Fernando de la Rúa, los resultados de las elecciones de marzo variarán de "desastroso" a "decoroso", según el grado de optimismo de quien pronostique el futuro.

Sobrevuela el fantasma de Horacio Massaccesi, el candidato presidencial de la UCR que en 1995 se presentó a una derrota segura porque las encuestas lo ubicaban muy por debajo de la fórmula peronista.

De todas formas, ya comenzaron a asomar algunos nombres. El presidente del comité nacional, Angel Rozas, que ya admitió a LA NACION sus aspiraciones presidenciales contaría con el apoyo del alfonsinismo.

El senador Rodolfo Terragno es impulsado por algunos sectores progresistas de la provincia de Buenos Aires. "El no está muy convencido de presentarse, pero en el partido hay gente que lo propone", deslizan sus colaboradores.

También podrían anotarse en la carrera presidencial el efímero ex ministro de Economía Ricardo López Murphy y los gobernadores Roberto Iglesias (Mendoza) y Oscar Castillo (Catamarca).

Por ahora, la postura de abstenerse parece reducida a un núcleo muy minoritario del partido. Fuentes radicales señalan que sus impulsores son los propios gobernadores de la UCR para evitar que una derrota afecte la gobernabilidad en sus provincias. Dicen que estos grupos, también, especulan con que el radicalismo podría cooptar el voto bronca que, creen, será elevado.

Eventual abstención

La posible abstención fue el eje de una acalorada discusión que ayer mantuvieron dos alfonsinistas. El que atacaba la posición le retrucó al otro: "La gente tiene tanta bronca contra nosotros que si nos abstenemos es capaz de votar al PJ para perjudicarnos".

El jefe de senadores radicales, Carlos Maestro (Chubut), admitió que esta opinión no estaba extendida, aunque no descartó que la tendencia pudiera cambiar en los próximos días. "No tengo posición tomada. Creo que el partido tiene que concurrir, pero el discurso va a ser muy penoso", aseguró el legislador.

Son más los que quieren el voto positivo. Varios dirigentes consultados por LA NACION como Rozas o el ex diputado Federico Storani señalaron la conveniencia de presentar un candidato propio. "Yo soy partidario de votar porque nunca puedo estar en contra de la opinión popular", sostuvo Rozas. Y Storani agregó: "El partido tiene que dar la cara".

En cuanto a la cantidad de postulantes, Alfonsín es partidario de que el partido se unifique detrás de un candidato. "Los lemas son destructivos hacia adentro y hacia afuera", explica. En cambio, el diputado Leopoldo Moreau propuso que todos los gobernadores para movilizar votos y luego sumarlos mediante la ley de lemas.

Coincidencias y desacuerdos

  • El titular de la UCR, Angel Rozas, sostuvo ayer que su partido estaba de acuerdo con algunas de las medidas lanzadas por el flamante presidente, Adolfo Rodríguez Saá, pero que discrepaba de otras. "Coincidimos en la tercera moneda que va a poner en práctica el Gobierno porque es algo que nosotros le habíamos aconsejado al ex presidente De la Rúa -explicó Rozas-. Pero no es bueno que siga apostando a la convertibilidad. El superdólar en relación con el peso es imposible de sostener. Creo que hay que ir saliendo del uno a uno paulatinamente."
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.