Los polarizadores van ganando la batalla

Jorge Liotti
Jorge Liotti LA NACION
Cristina ordenó profundizar el enfrentamiento con Cambiemos y Macri recuperó protagonismo
Cristina ordenó profundizar el enfrentamiento con Cambiemos y Macri recuperó protagonismo Fuente: Archivo
(0)
12 de julio de 2020  • 00:51

Hacía mucho tiempo que la Argentina no vivía una semana tan convulsionada como la que termina. Desde la violenta muerte de Fabián Gutiérrez y el polémico comunicado posterior de Juntos por el Cambio hasta la seguidilla de ataques verbales del Gobierno a la oposición y las agresiones de los manifestantes del 9 de Julio.

Un clima denso volvió a instalarse, como si al mismo tiempo la pandemia no hubiera alcanzado su récord de contagios y la economía no profundizara su parálisis. Un entretenimiento demasiado riesgoso frente a una sociedad agazapada. La política siempre insiste en jugar con los bigotes del león.

De fondo subyace una profunda tensión por redefinir la dinámica posbipolar, que debería suceder al movimiento pendular que dominó los últimos años, entre el kirchnerismo auténtico y el macrismo al natural. La elección del año pasado resolvió el pase de mando de Cambiemos al Frente de Todos, decidió qué coalición se quedaría con el poder.

Pero no terminó de solucionar la otra cuestión, más profunda, sobre cuál es la mecánica de construcción y ejercicio de poder dominante; si había llegado el tiempo de los reformistas moderados o continuaba la hegemonía de los polarizadores. Cristina Kirchner debió resignarse a ser vice, pero impuso al presidente. Mauricio Macri perdió, pero se llevó un 41 % de los votos a su casa. Los dos se quedaron con activos para condicionar un sistema que por ahora no cuenta con herramientas para administrar las ganancias parciales y termina siempre encallando en una grieta de resultados absolutos. La vigencia del "pluralismo agonal" de Ernesto Laclau y la "nueva política" de Jaime Durán Barba (la versión anterior, cuando no elogiaba al kirchnerismo).

Pero la responsabilidad de Cristina Kirchner es mayor desde que pasó de la fase de la prescindencia a la de incidencia, un punto de inflexión que algunos ubican en torno de marzo, cuando regresó de Cuba con su hija Florencia y se estableció en el país de forma definitiva. La vicepresidenta está convencida de la estrategia de confrontación, con una saña especial contra Macri, y condiciona el accionar y el discurso de todo el oficialismo. Un hombre muy cercano al presidente Alberto Fernández y cultor del kirchnerismo asintomático, como varios de su entorno, explica la razón: "Estamos en un escenario complejo. Desde el Instituto Patria hay una decisión de apostar por la grieta. Cristina se lo dijo a varios ministros, hay que polarizar con todo lo anterior. Cree que es la forma de gobernar el país. Por eso es un esquema que llegó para quedarse".

Esa doctrina impregnó la terminología del propio Presidente, cuando habló de "actitud miserable y canallesca" de la oposición, y de Santiago Cafiero, quien asumió en estos días un rol más decisivo en la comunicación del Gobierno, también con un tono confrontativo. Incluso el vocero Juan Pablo Biondi abandonó su moderación para tratar de "inútil" a Macri. Uno de los funcionarios a cargo de la estrategia ofrece dos argumentos: "Por un lado, hay una decisión de que Alberto se exponga menos y haya más voces públicas. Por el otro, hay una cuestión de realineamientos internos". Es decir, le hablan al núcleo duro del kirchnerismo, que premia un mensaje combativo.

Quienes dialogaron en los últimos días con Cristina coinciden en señalar que está "furiosa" con el andar del Gobierno, que ni siquiera le parece digno de ser peronista. Está disconforme con varios ministros, con la lentitud en las resoluciones y, especialmente, con la indefinición judicial. Algunas fuentes dan cuenta de una charla dura con Alberto en los últimos días, que el Presidente le habría admitido a un importante diputado.

Su aversión al macrismo excede lo ideológico, es existencial. Al expresidente le atribuye todas sus penurias y las de sus hijos en los tribunales, algo que jamás le perdonará. Un ejemplo ilustra hasta dónde puede llegar su rencor: hace un mes, a instancias del ministro Claudio Moroni, Fernández nombró un interventor en el Puerto San Martín, cerca de Rosario, donde durante años reinó el oscuro sindicalista Herme "Vino Caliente" Juárez. Un cargo lateral. Cuatro días después de la firma del decreto, Cristina ordenó dar marcha atrás porque se enteró de que el funcionario designado había trabajado en la administración de María Eugenia Vidal. "Hay un grupo de veedores en el Instituto Patria que revisa designaciones y decisiones y le lleva los papeles a ella", confirman desde el oficialismo. Es una suerte de monitoreo de gestión constante que va minando la imagen de los ministros. Por eso no sorprendió que en los últimos días resurgieran las versiones de un recambio de nombres, sobre todo de aquellos que La Cámpora ya tiene identificados, como el secretario de Energía, Sergio Lanziani, que está con un pie afuera. El albertismo inmaterial sospecha que un refreshing del gabinete conducirá a una mayor radicalización.

En este contexto, Alberto Fernández lanzó esta semana un segundo ensayo de transición pospandemia. El primero, hace un mes, lo llevó a encarar recorridas por el interior para demostrar que no todo el país había quedado paralizado, etapa que terminó con Daniel Arroyo en cuarentena e hisopados para todos y todas. El intento de ahora apunta a una recuperación productiva que tiene algunas iniciativas concretas, como la moratoria fiscal y el intento de reactivar pequeñas obras públicas, y algunas todavía inciertas, como un blanqueo para fomentar la construcción y un plan de mesas sectoriales. Hacía tiempo que no se veía en Olivos tal nivel de acción. Pero el Gobierno no logra aún ser convincente en su diseño. Los invitados a la foto del 9 de Julio se fueron de la quinta presidencial con la sensación de que Alberto Fernández entiende la poscrisis como una sucesión de paliativos. Apenas escucharon balbuceos sobre el Consejo Económico y Social. Solo les dijeron que en breve serán invitados al gabinete económico, en una ronda de ecumenismo que también incluirá encuentros con la oposición y con mujeres empresarias.

Interpretaron favorablemente la voluntad de dejar atrás la tensión que generó el caso Vicentin, pero no olvidan que el intento de expropiación ocurrió cinco días después de un almuerzo con el "círculo rojo" que uno de ellos calificó de "impactante". Los empresarios aceptaron posar para la foto, pero se frustraron al saber que no habría reunión posterior. Gustavo Beliz -mucho más que Matías Kulfas, que en general lo sigue- es el convocante de ese conglomerado que busca señales claras y no las encuentra. "Gustavo nos endulza con un plan de largo plazo, pero cuando lo apretás para avanzar más rápido porque nos fundimos, te dice: 'Esperemos un poco, que pase la pandemia'", relató uno de los referentes que fueron a Olivos. Otra protagonista que gana terreno en el plano económico (mientras Martín Guzmán espadea con los bonistas) es Cecilia Todesca. Le pidieron que asuma un rol más protagónico, algo que empezó a hacer.

A Fernández le cuesta cada vez más superar las dudas que generan el rumbo y la dinámica de su gestión, y su apuesta a la gestualidad moderada se agota como recurso. Los actores del poder empezaron a percibir una orfandad política que los asusta.

Unidos, pero sin liderazgo

El predominio que impuso Cristina sobre la dinámica política alcanzó la otra orilla. El clima venía tempestuoso por las revelaciones del "espionaje turco", como bautizaron algunos a la AFI de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, pero terminó de estallar por el comunicado posterior a la muerte de Fabián Gutiérrez, que le permitió al Gobierno distraer la discusión pública sobre el tema.

La decisión de conformar una mesa ejecutiva de nueve integrantes que compartiera las decisiones que hasta ahí imponía Patricia Bullrich-como intérprete de Macri- fue solo el inicio de una nueva fase en la vida de Pro. "El partido entró en una etapa inédita, porque había surgido para que Mauricio fuera presidente, y ahora debe volver a definir su objetivo", graficó una de las personas representativas del espacio, hoy en la línea moderada que encabeza Horacio Rodríguez Larreta."Hay una nueva realidad, porque por primera vez no está Macri como candidato natural, aunque puede serlo; estamos sin un proyecto claro", coincide un hombre de confianza del expresidente.

No es novedoso que haya dos alas internas. Lo gravitante es que Macri interpretó que el recrudecimiento de la grieta era el escenario propicio para su reinserción política. Por eso reapareció en una entrevista pública (que algunos valoraron por su moderación y otros criticaron por su falta de novedad) y también retomó una intensa actividad diaria. Además de Bullrich, lo frecuentan Guillermo Dietrich, Miguel Ángel Pichetto, Fernando De Andreis, Pablo Avelluto y Hernán Lombardi, entre otros. Con Larreta, habla; con Vidal, murmura. Ya no lo ve Jaime Durán Barba, hoy más cerca del jefe de gobierno. Sí recobró intensidad su relación con Marcos Peña. "Está más de lo que aparece en los medios. Cada dos o tres días habla con Mauricio", señalan. Él supervisó el tono del discurso para la entrevista con Vargas Llosa, y su aliado Hernán Iglesias Illia se atribuyó la autoría intelectual del comunicado de la polémica. De allí también salió la idea de alentar las manifestaciones públicas, que puso los pelos de punta a Larreta, quien lidia con el malhumor porteño ante la cuarentena sin fin.

Macri también se volvió a juntar con Nicolás Dujovne, con quien realizó una "autopsia" económica de su gestión, que nunca hará pública. Concluyeron en que el problema de base se gestó en el primer año, cuando se repuso inmediatamente el 15% a las provincias que ordenó la Corte ("pudo haber sido más gradual para las que no habían litigado", justificaron), se instrumentó la reparación histórica a los jubilados ("fue la culpa por liberales", adujeron), se subió el mínimo de Ganancias ("un gesto a la clase media") y se bajaron las retenciones ("eran nuestros votantes"). "De un resultado primario de 3,8% del PBI en 2015 pasamos a uno de 5,4% en 2016", concluyeron el homenaje a Alfonso Prat-Gay. También hubo autocrítica por las metas de inflación y las Lebac de Federico Sturzenegger, la excesiva suba de tarifas de Juan José Aranguren ("las empresas recompusieron muy rápido la rentabilidad, pero no bajó tanto el déficit", admitieron) y la fragmentación del equipo económico. Pero esta mirada fiscalista tampoco es compartida por todos. Pichetto aún recuerda con amargura cuando le pidió a Dujovne aflojar la presión impositiva antes de las PASO para mejorar el clima y recibió una negativa. Vidal es más terminante.

Anteanoche los principales referentes de Juntos por el Cambio compartieron un Zoom reservado para bajar tensiones. Macri, Larreta, Vidal, Bullrich y Cristian Ritondo, junto a los radicales Alfredo Cornejo, Mario Negri, Luis Naidenoff y Martín Lousteau, más los lilitos Maxi Ferraro y Maricel Etchecoin, hablaron de unidad y de la preocupación compartida por lo que perciben como amenazas a la institucionalidad. Un gesto después de la semana más agitada de la coalición desde que dejó el poder. La avanzada kirchnerista les da una buena razón para mantenerse juntos. Pero también tiñe el espacio con el perfil más polarizador.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.